El huevo cocido perfecto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Hoy queremos ayudaros a conseguir un huevo cocido perfecto.  

Lo que a simple vista parece muy sencillo: “cocer un huevo”, depende de varios factores que harán que nuestro resultado sea un huevo cocido perfecto, o no. 

El huevo duro perfecto debe presentar las siguientes características:  

La cáscara no debe estar rota, ni debe quedar pegada al huevo. Tiene que separarse con facilidad cuando la retiremos. 

La clara debe ser blanca y compacta. 

La yema debe estar perfectamente centrada, bien cocida pero jugosa, y por supuesto sin olores a azufre ni reflejos verdosos. 

Existen dos factores muy importantes a la hora de cocer un huevo: el tiempo y la temperatura de cocción. 

Tiempos de cocción del huevo duro y temperatura: 

Lo primero que debemos tener en cuenta siempre es utilizar huevos frescos. 

Es recomendable sacarlo del frigorífico un poquito antes de la cocción, para que alcance la temperatura ambiente. Así podemos controlar mejor el tiempo de cocción, y reducimos el riesgo de que la cáscara se rompa mientras el agua está hirviendo. 

Para cocer un huevo, debemos utilizar un recipiente adecuado, por ejemplo una cazuela pequeña, y añadir agua suficiente para que el huevo quede suficientemente cubierto. Después de añadir el agua, ponemos la cazuela al fuego, y la tapamos para que el agua hierva antes. 

Foto de El Español

Una vez que el agua está hirviendo, añadimos sal y vinagre, y a continuación, introducimos el huevo. Lo podemos introducir utilizando un cucharón para evitar que se rompa. Si la cáscara del huevo se rompe, la sal y el vinagre que hemos añadido, facilitarán la coagulación de las proteínas del huevo y sellarán rápidamente la grieta formada en la cáscara, evitando la salida del huevo hacia el agua. La sal ayudará también a retirar la cáscara más fácilmente cuando el huevo esté cocido. 

Para conseguir que la yema quede centrada, es importante elegir un huevo fresco. También podemos remover el agua con cierta intensidad de vez en cuando, durante los tres o cuatro primeros minutos de cocción, que es el tiempo que tardará la clara en solidificarse. 

 
Podemos hablar de tres tipos de huevos cocidos: 

Huevo pasado por agua

Tiene la yema líquida y la clara poco cuajada, semilíquida.  

El tiempo de cocción es de 3-4 minutos. 

Huevo mollet o mullido 

Tiene la clara cuajada y la yema algo líquida.  

El tiempo de cocción es de 5 minutos. 

Huevo cocido

Tiene la clara blanca y compacta, y la yema cuajada, sin colores grisáceos o verdosos.  

El tiempo de cocción debe ser de 10-12 minutos. 

Foto de Home Taste

Nos hemos preguntado: 

¿Cómo comprobar que un huevo es fresco? 

Si al introducir un huevo en un recipiente con agua se va al fondo: es un huevo fresco. Si se queda flotando, ya sea en la superficie o manteniéndose sin tocar el fondo, no es un huevo fresco. 

¿Cuánto dura un huevo duro en la nevera?  

Duran un tiempo máximo de 7 días en el frigorífico sin que suponga ningún riesgo consumirlos, siempre que mantengan la cáscara intacta. Si se ha roto, o está pelado dura menos días, ya que la cáscara los protege de los patógenos. 

¿Qué ocurre si un huevo se hierve mucho?

El exterior de la yema adquiere un tono verde grisáceo. Esto es debido a que se libera sulfuro de hidrógeno, un gas que aporta también un desagradable olor al huevo (como a podrido). También cambia su textura  y no es tan agradable. 

¿Qué hacer para que un huevo no se pase de cocción? 

Una vez hayan pasado los 10-12 minutos de cocción, lo sacamos del recipiente donde ha estado cociendo y lo sumergimos inmediatamente en un cuenco con agua muy fría, preferiblemente con cubitos de hielo. Ésta técnica nos servirá para cualquier tipo de huevo cocido, ya que, si no lo enfriamos rápidamente, el calor residual seguirá cocinando la yema aunque lo hayamos retirado del fuego. 

¿Cómo saber si un huevo está crudo o cocido? 

Para saber si un huevo está crudo o cocido hay un truco muy divertido que consiste en darle vueltas sobre la mesa o encimera. Lo ponemos sobre una superficie plana y lo impulsamos con la mano para que empiece a dar vueltas: el huevo crudo girará mucho más rápido y durante más tiempo que el cocido, ya que el líquido de su interior le ayudará gracias a la inercia. 

¿Cómo pelar un huevo duro para que no se rompa? 

Para pelar un huevo de forma sencilla, le daremos unos golpecitos a la cáscara con la parte posterior de una cuchara, o bien varios golpecitos directamente sobre la encimera. La piel saldrá prácticamente entera. 

Un  huevo en su punto justo de cocción se pelará siempre sin problemas. Si el huevo está poco cocido, al estar blando, se nos romperá la clara. Si el huevo está demasiado cocido, la piel se habrá adherido a la clara debido a la liberación de azufre. 

Foto de Business insider Mexico

Fuentes

María De Rafael Daza

María De Rafael Daza

Redactora de contenidos en Hostelería Castilla y León

Si te ha gustado el artículo compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

1 comentario

Jesus
$ s en$ s

5-6 minutos y enfriados rápidamente, huevos deliciosos siempre

Deja un comentario

OTROS ArtículoS

Newsletter

El directorio