De higos a brevas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Los higos son un fruto delicioso que podemos disfrutar en fresco durante un corto espacio de tiempo, ya que su alto contenido en agua provoca que se deteriore muy rápido. 

Existen diferentes maneras de clasificar las higueras: 

Las higueras más comunes en España se clasifican en dos grupos, en función del número de frutos que dan al año.

Las higueras comunes: sólo dan una cosecha al año, centrada entre los meses de agosto y septiembre.
 
Las higueras  brevales, breberas o bacorera: tienen la particularidad de dar dos cosechas al año, una entre los meses de junio a julio, llamadas brevas, y otra durante agosto a octubre que se denominan higos. La diferencia es que la primera cosecha (brevas) se desarrolla sobre madera del año y la segunda (higos) sobre el crecimiento nuevo del año.

Otra forma de clasificar las higueras es por el color de la piel de los higos: 

Blancas: color blanquecino amarillento 
Coloradas: color pardo azulado 
Negras: el color varía del púrpura al negro  

También se pueden clasificar en función del uso de los higos.  En este caso existen dos grupos: 

Los que se destinan al consumo en fresco: tienen una piel tierna, pocas semillas y su maduración es larga.
Los que se destinan al consumo desecados: tienen una piel más tenaz y entera.

Algunas variedades de higos son: San Antonio, Cuello Dama Negro, Colar Elche, Banane, Brown Turkey y Blanca BéteraCeleste, Sari Lob, Albacor, Colar, Verdal de Oriola, Pellejo Duros, Moscatel negra. 

Los higos pueden ser consumidos en fresco, secos, y como ingredientes de multitud de platos elaborados: cecina de león con higos frescos, biscuit de higos, tarta de higos, bombones, berenjenas asadas con higos, ragout de ternera con higos, mermelada de higos, incluso en bebidas, como el licos de higos. 

Una gran ventaja de los higos, es que es un fruto que puede comerse tanto fresco como seco, y en ambos casos son muy saludables, aunque durante el proceso de secado cambian sus proporciones de agua y de azúcares, lo que implica que tienen características nutricionales que los diferencian.  

Beneficios de higos frescos: 

Aporta hidratos de carbono y proteínas. 
Alto contenido en vitamina A, y vitamina C. 
Aporte de minerales.
Gran fuente de energía, fibra y agua.
Ayudan a sentirnos saciados.
Buen aliado contra el estreñimiento.

 Beneficios de higos secos: 

Alto contenido de fibra.
Aporte de hierro.
Reducción de la presión arterial.
Alto contenido en calcio.
Más calóricos que el higo fresco.

En Castilla y León son conocidas las famosas cosechas de las higueras del Valle del Tiétar, en Ávila. por su calidad. De hecho, Castilla y León cuenta con una marca de garantía de higos: “El higo de Gredos”. 

En Alba de Tormes, Salamanca, se elaboran unos de los higos secos más valorados y afamados por su cuidado proceso de elaboración.   

¿Qué significa el dicho “de higos a brevas”? 

El higo se obtiene entre finales de agosto y septiembre, mientras que la breva la tenemos en junio y julio. Entre una recolecta y otra transcurre casi un año. De ahí la frase hecha: “dehigos a brevas“, para expresar que algo ocurre de manera muy distanciada en el tiempo. 

Y a vosotros, ¿cómo os gustan más los higos: frescos o secos? 

María De Rafael Daza

María De Rafael Daza

Redactora de contenidos en Hostelería Castilla y León

Si te ha gustado el artículo compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Deja un comentario

OTROS ArtículoS

Newsletter

El directorio