Turroneras de la Alberca

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en pinterest

¡Ya huele a Navidad! Las luces se encienden, las calles se adornan, la gente sale a pasear para disfrutar de los cambios que se producen en las ciudades durante estos días y que nos alegran la vista y el corazón. 

No solo cambia el decorado de los pueblos y ciudades, sino que también las pastelerías adornan sus escaparates con productos diferentes y típicos de estas fechas: turrones, mazapanes y dulces de Navidad toman protagonismo y nos acompañan en nuestros paseos y también en nuestras mesas, como un símbolo más de estas fechas navideñas. 

Turronera en soportales de la Plaza Mayor de Salamanca | lacronicadesalamanca.com
Turronera en soportales de la Plaza Mayor de Salamanca | lacronicadesalamanca.com

Por las calles de la ciudad de Salamanca, otra estampa típica de estas fechas nos recuerda la fecha en la que estamos, y es que, igual que los salmantinos esperan el encendido de las luces y la decoración de su Plaza Mayor, también esperan a las turroneras del pueblo salmantino de La Alberca. Una estampa que se funde, en perfecta armonía, con el trasiego de paseantes por los soportales de tan maravillosa Plaza. Cuando los puestos de los turrones artesanos de la Alberca se instalan a los pies de la Plaza Mayor, frente al Mercado Central, es sin duda una señal más de que, efectivamente, es Navidad. 

En los puestos de turrones artesanos de La Alberca podemos encontrar un producto elaborado de manera artesanal y sin conservantes, con los mejores ingredientes naturales de la zona: la miel de la Sierra de Francia y la almendra de Las Arribes.  

En La Alberca hay muchos apicultores, que garantiza la fabricación del turrón a lo largo de todo el año, por lo que es posible comprar turrón en esta localidad, en cualquier época del año, sin necesidad de esperar a la Navidad.  

Mujer haciendo turrón en La Alberca, Salamanca | peatom.info

La miel de encina es la que aporta el sabor tan característico al turrón de La Alberca, y la que hace que este turrón sea tan especial. No obstante, aunque la miel de encina es la que más se utiliza para elaborar los turrones de La Alberca, también se utiliza la miel de romero cuando se busca que el color del turrón sea más blanco. 

Mujer haciendo turrón en La Alberca, Salamanca | peatom.info

La forma artesanal de elaborar el turrón de La Alberca es un bien familiar y se transmite de generación en generación desde la época de los árabes. La Alberca constituye el último reducto, junto con Jijona y Alicante, donde el turrón se elabora de forma completamente artesanal.   

El turrón de almendra es siempre el protagonista en los puestos de turrón, sobre todo el duro, pero también podemos encontrar otras variedades como el blando, el de avellanas, el de almendra molida y el de yema tostada, entre otras. 

La Crónica de Salamanca
La Crónica de Salamanca

Antiguamente, el turrón se elaboraba y se vendía en bloques, y para comerlo, había que partirlo con una pequeña hacha. Los grandes trozos del turrón duro albercano se elaboraban en grandes moldes de cerca de doce kilos, que después se comercializan en trozos de dos o tres kilos, o en pequeñas bolsas con trocitos ya cortados. Hoy día, los turrones se venden ya en forma de tableta, aunque en los puestos podemos ver los grandes bloques de turrón como reclamo para los viandantes, que se aproximan curiosos a conocer las tradiciones de la Sierra. 

A pesar de que el éxito del turrón tradicional de La Alberca está asegurado, hoy día, los albercanos han querido añadir sabores innovadores para sorprender a los paladares de los consumidores, elaborando otras variedades de turrón, como el turrón de jamón ibérico. También, en esta búsqueda de innovación, se elabora otra variedad de turrón de chocolate con productos silvestres de la zona, como los hongos Boletus Edulis.  

La imagen de las turroneras de La Alberca es tan característica de la Navidad salmantina, que cuenta incluso con una escultura de bronce en su memoria, en la Plaza del Mercado, muy cercana a los soportales de San Antonio, junto a la Plaza Mayor, donde cada año se ubican. La estatua, rinde así un homenaje al comercio tradicional que las turroneras desempeñan cada año. 

Ya que estamos en fechas próximas a la navidad, y dado que el turrón nos acompañará durante varias semanas, queremos contamos a continuación, algunas curiosidades sobre el turrón: 

  • Empezamos con un refrán: “Las migajas del zurrón, por la tarde saben a turrón”. Quiere decir que cuando escasea la comida, uno se conforma con lo que tenga. 
  • Otro refrán relaciona el turrón con el santoral: “Para San Antón, el turrón fuera del cajón”, o “por San Antón, se acabó el turrón”. San Antonio, patrón de los animales, se celebra el 12 de enero, pasadas las navidades, por lo que a esas alturas ya es muy posible que no quede turrón en nuestra despensa. 
  • De los refranes, pasamos a las canciones, como la tan famosa de Miliki, que seguro hemos cantado todos alguna vez y que habla del ratón de Susanita como “un ratón chiquitín, que come chocolate y turrón, y bolitas de anís”. 
  •  El turrón también aparece en una adivinanza muy sencillita, dirigida a los más peques de la casa: “Con almendra y miel se come en Navidad, ¿sabes ya lo que es?” 
  • Decir en el mundo del fútbol que alguien “no se come el turrón”, es augurio de que será despedido antes de que llegue la Navidad.
  • En la Feria de Abril de Sevilla, además de la manzanilla o el rebujito, el turrón juega también un papel destacado. En concreto, además de las típicas casetas y de las chocolaterías, buñolerías o quioscos de helado, también se instalan allí números puestos de turrón. 
     
  • Harry Potter tampoco se ha podido resistir a este manjar y cuenta con una variante que es el “turrón sangranarices”. Según los fans de la saga Harry Potter, es un dulce imaginario gracias al cual los alumnos se pueden ausentar del aula. Esto se debe a que si lo muerdes por un extremo, tu nariz sangra a los pocos segundos de comerlo. En cambio, si lo muerdes por el otro lado, la hemorragia se detiene. 

Y hasta aquí nuestro artículo sobre el turrón y las turroneras de La Alberca. 

Esperamos haber contribuido, aunque sea un poquito, a que el espíritu de la 

Navidad vaya inundando todos los rincones. 

¡Abrigaros y salid a disfrutar de las luces de nuestras calles, de la decoración y 

 por supuesto, del turrón! 

Fotografía de portada: hosteleriasalamanca.es

María De Rafael Daza

María De Rafael Daza

Redactora de contenidos en Hostelería Castilla y León

Si te ha gustado el artículo compártelo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en pinterest
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

OTROS ArtículoS

Newsletter

El directorio